El número de pixeles en una cámara fotográfica no determina la calidad de imagen

No todos los pixeles son creados por igual

El tamaño del sensor de la cámara y no el número de pixeles determina la calidad de una fotografía.

La métrica frecuentemente usada por las compañías de cámaras fotográficas para ofrecer su producto ha sido el número de pixeles. Eso puede ser vergonzoso, pero probablemente fue inevitable. Es fácil de medir (número de pixeles) y los consumidores suelen tener la idea que más es mejor. Sin embargo, el número de pixeles es una medida de cantidad no de calidad.

Sin duda, en un principio de la década de 1990, había una gran necesidad de más píxeles. Pero en el año 2000, número de píxeles se estancó en 3,3 megapíxeles. En ese número, el sensor fue relativamente barato de producir, y las imágenes resultantes tenían suficiente resolución para decentes ampliaciones de color  de 21 cm por 27 cm (aproximadamente) desde una impresora de fotos de tinta barata. Durante un tiempo, los fabricantes competían no en tamaño pero si con nuevas características, como geotagging, estabilización óptica de imagen, relación de zoom extendido, y vídeo. Luego la intensificación  del número de pixeles se reanudó. Hoy en día 12, 14 y 16 megapixeles en un "apunta y dispara" suelen ser la regla y no excepción.

Aunque los fabricantes no se tomaron la molestia de explicar a los consumidores que es lo que era un pixel y por que nos debe importar cuanto tenemos. Esencialmente, el corazón de todas las cámaras digitales es el sensor de imagen. La lente enfoca fotones sobre el sensor de imagen reflejados por la escena que se está fotografiado. Grabados estos fotones en el silicio del sensor de imagen son pixeles (abreviatura de "elemento de imagen"). Cada pixel es un punto que recoge los electrones, que se interpretan entonces en la información sobre el color y la luz. Al igual que en el estilo postimpresionista del puntillismo, que utilizó miles de puntos de pintura para crear una obra de arte, las señales de los píxeles se procesan en una imagen reconocible. Cuantos más píxeles, más información recogen.

Pero las imágenes más grandes no significan necesariamente mejores fotos. Si el número de píxeles que no se relaciona directamente con la calidad de imagen, ¿que es lo que hace? En realidad, hay varios factores que definen y determinan la calidad de imagen de una cámara digital: el tamaño físico de los píxeles y el sensor de imagen, los filtros (y por lo general las microlentes) unidos al sensor de imagen, el firmware que procesa los datos de los píxeles, y el lente de la cámara.

Los píxeles sobre un sensor de imagen son análogos a un montón de cubos de pintura rojo, verde y azul una  al lado de otra. (Rojo, verde y azul se combinan para crear todos los colores.) Cuanto más grande es los cubos, más pintura (electrones) se pueden capturar. 

Aquí es donde se pone un poco complicado, así que lo mejor es explicar por otra analogía. Supongamos que usted necesita estimar la cantidad de lluvia cae sobre una granja, y usted tiene sólo un minuto de lluvia para hacer sus mediciones. Imagínese que usted separa 100 latas de sopa vacíos alrededor de la propiedad, puestas encima de ellas embudos que son 10 centímetros de diámetro. Entonces usted puede recoger sólo unos cientos de gotas en cada uno. Ahora supongamos que usted podría duplicar el tamaño del embudo. La cantidad que puede ser recogida aumenta de manera exponencial. Del mismo modo, grandes pixeles recogen más electrones que pequeños píxeles, por lo que el punto en el que el píxel voltea de un 0 a un 1 puede ser mucho más precisa. Esto a su vez significa mucho menos procesamiento de datos. Con pequeños píxeles, el firmware de la cámara se ve obligado a extrapolar los datos.

Para los fotógrafos profesionales y de arte fina quienes deben tener las mas absoluta calidad para mejores fotos y las mismas que son susceptibles de producir impresiones de gran tamaño, la diferencia en la calidad de imagen es ofrecida por los sensores de imagen grandes (más sus lentes superiores a juego, mejor firmware entre otros). Hemos encontrado que los aficionados serios son a menudo tan especiales como los profesionales sobre todo cuando se trata de obtener la mejor imagen posible que sus presupuestos pueden permitirse.

Autores del Artículo original: Sally Wiener Grotta y Daniel Grotta 
Artículo traducido del inglés
Traduccion y Edición: Jordan Reusche

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Deja aquí tu comentario...